AGLAIA. Innovar en educación

AGLAIA · Beatriz Iranzo

  • ¿Cuál era la situación de tu proyecto antes de entrar en Factoría? Cuando entré en Factoría aun no estaba abierta la convocatoria de EmprendeEduca, pero me permitieron entrar por mis requerimientos a la hora de poder integrarme en un entorno de desarrollo.

    AGLAIA estaba naciendo. Fue en julio cuando hice su primera presentación como proyecto fin de máster de Directora de Proyectos Culturales. El mismo mes conocí a Cristina Arroyo, Responsable de Factoría Escuela y en septiembre me convertí, oficialmente, en viverista de Factoría.

 

  • ¿Cuáles eran tus objetivos al entrar en Factoría? Mi objetivo era consolidar Fully Creative como una empresa solida con una misión: trabajar
    en el diseño y desarrollo de proyectos educativos y/o formativos, aplicando la creatividad y la tecnología al desarrollo de las habilidades y competencias necesarias para desenvolverse en un mundo en constante cambio.

   Mi visión era la de ser una escuela de referencia, siempre a la vanguardia de las nuevas metodologías de aprendizaje y formación, que contribuya a fomentar entre sus clientes y empleados/colaboradores la libertad de pensamiento, el pensamiento crítico y creativo y el respeto profundo hacia los demás y hacia cualquier ideología.

     Consolidar AGLAIA como un proyecto propio de Fully Creative, entendiendo que AGLAIA es una nueva forma de entender la educación porque basa el diseño de experiencias de enseñanza y aprendizaje en el desarrollo híbrido de las mismas, entre el plano físico y el virtual.

     Las experiencias diseñadas por AGLAIA son proyectos innovadores y disruptivos que pretenden potenciar en las escuelas situaciones acordes con las necesidades reales actuales. Por tanto, AGLAIA se centra en el desarrollo de competencias y proceso creativo del alumnado y de los integrantes de la comunidad educativa. Porque mejoramos las experiencias gracias a la colaboración de comunidades especializadas educativas, tecnológicas y culturales en su diseño, puesta en marcha y desarrollo.

 

  • ¿Cuál es la situación de tu proyecto tras haber pasado por Factoría? Al terminar mi estancia como viverista de EmprendeEduca y haber sido becada por la Universidad Autónoma de Madrid y el Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa (CNIIE) fui uno de los proyectos elegidos por Santillana para participar en los Lab y poder realizar investigación en el ámbito de la innovación educativa. Además, 
    pude estar y compartir en el I Congreso Internacional propuestas de mejora de la UAM.
    Finalmente, llevé a cabo un prototipo de unos de los desarrollos de AGLAIA en un centro público escolar: Héroes.
  • ¿Cuál es la situación de tu proyecto en la actualidad? Sigo en Factoría. Me mantengo en apoyo de la dirección para poder manejar mi
    estancia, aun teniendo dificultades económicas.

   Junto con Arspace tenemos nuestro primer espacio colaborativo virtual:  la Galeria Virtual Aglaia. La comunidad cultural de AGLAIA sigue aumentado, lo que me permite que el diseño de experiencias de enseñanza aprendizaje cuente con la experiencia de grandes artistas emergentes. Tengo un acuerdo de colaboración con un gestor cultural en Londres con quien este año llevaremos a cabo una intervención “estelar” conjunta: The Cult House.

   Llevaremos a cabo el proyecto Héroes a nivel internacional y estamos gestando la creación de un videojuego. También nos estamos convirtiendo en referente en el uso de mapas mentales y creación de herramientas visuales para el ámbito educativo pero también en el ámbito formativo empresarial con talleres para el desarrollo de competencias ejecutivas: creatividad, liderazgo y resolución de conflictos.

     Tenemos la suerte de acompañar a los proyectos que entran este año en los distintos espacios sectoriales de Factoría con un taller de Visual Thinking para ver la situación del proyecto y favorecer la toma de decisiones, además de ser uno de los profesores colaboradores de Factoría Escuela. Y nos estamos convirtiendo en una consultora educativa de interés en el ámbito de la creatividad.

      Por último, estaremos presentes en un master de Creatividad de la Universidad Autónoma, entre otras cosas.

 

  • ¿Qué destacarías de tu paso por Factoría? El apoyo desde el primer día. La mitad de las cosas que se están gestando y ocurriendo son fruto de un esfuerzo personal, pero no serían posibles sin el equipo de Factoría que ha ayudado a aterrizar parte de la gran parte de los desarrollos.
    El sentimiento de pertenencia a un equipo que respeta tremendamente cada uno de los proyectos y que busca que éstos salgan a delante.
    Si me dijeran “vuelve a empezar”… Uff… Esto es un verdadero viaje de héroe que encuentra o ha encontrado en Factoría a sus mentores y
    guardianes.

 

  • Cuéntanos las 3 mejores cosas que te ha aportado Factoría: Para no repetirme, quiero destacar lo que he aprendido yo. En una reunión con
    Antonio Bazán me preguntó: “¿Te gusta Factoría?” Mi respuesta fue “joder, lo que estoy aprendiendo yo aquí”.
    Suelo publicar en Facebook, Twitter y LinkedIn… Uno de mis posts hacía referencia a lo difícil que es encajar cuando se ven las cosas diferentes…. Pues aquí, siento que encajo. Encajo de tal manera que tengo la libertad y el apoyo de seguir
    creando con mis más y mis menos.
    Por último, quiero destacar la comprensión de cada uno de los miembros del equipo de Factoría, en especial de Cristina Arroyo.

 

  • ¿Recomendarías a otras personas entrar a Factoría con un proyecto? Sí, porque aunque todos seamos héroes / heroínas, necesitamos ver con los ojos de otros que nos están aportando su experiencia para que la nuestra sea brillante y tenga una relación directa con hacer realidad lo que soñamos.