préstamo

Las personas suelen emplear distintos métodos de negocios a la hora de mejorar en los campos económicos y de las finanzas; y uno de los elementos que han sido muy empleados, han sido los préstamos. Este se ha consolidado como una operación financiera de la que muchas personas hacen uso; es por ello que, a continuación, queremos analizar sobre en qué consiste y cuál es su finalidad.

¿En qué consiste esta operación financiera?

Los préstamos son considerados por mucha gente como una especie de operación financiera; en esta, determinada persona, a la que se le denomina prestamista le otorga a otro individuo, que es el prestatario, a través de común acuerdo, cierta suma de dinero. La mayoría de las veces, esto se realiza a cambio de obtener cierto interés o precio adicional por el dinero; lo cierto es que, con el avance de la tecnología, hasta se puede realizar un préstamo online.

A este tipo de operaciones, se les puede dividir en distintas clases de clasificaciones dependiendo de la naturaleza de las mismas. En ciertos casos, cuando no se pagan intereses de forma constante, son considerados como préstamos simples; pero si se encuentra disponible el pago periódico de los intereses, se les llama préstamo con sistema americano. E incluso, hay veces en los que también es posible encontrar cierto comparador de préstamos.

préstamo

Características que tiene un préstamo como operación financiera

Como todo tipo de operación financiera, los préstamos tienen ciertos elementos y características; por ejemplo, existen personas que se preguntan para qué sirven estos contratos. Pero lo cierto es que vale la pena conocer cada una de las características que definen estos contratos; con el fin de llegar al acuerdo de la mejor manera. Estas características son las siguientes:

  • Se trata de un contrato real, el cual es capaz de perfeccionarse cuando se lleva a cabo la entrega del dinero, mediante la entidad o la persona que está efectuando el crédito.
  • También en ocasiones, puede ser un poco complicado; puesto que la entidad que realiza el préstamo, le exige a la persona que tiene la deuda, una contraprestación por el motivo de haber hecho el préstamo: los intereses.
  • A la hora de realizar el préstamo, suele exigirse una formalización ante un notario público; esto, en caso de que la persona no llegue a cumplir su parte del acuerdo y pagar la deuda, se puede llevar a cabo un embargo de sus bienes.

Diferencias existentes entre un préstamo y un crédito

A pesar de que el crédito y el préstamo son muy similares en el campo financiero, lo cierto es que ambos son muy distintos, y sus numerosas ventajas se extienden en muchos aspectos. En el caso del crédito, el banco es quien le proporciona al cliente determinada cuenta, donde este accede al dinero que necesita y realiza los pagos del dinero de forma periódica.

Por otra parte, en el caso del préstamo, la entidad o el prestamista es quien coloca a la disposición del deudor, cierta cantidad fija de dinero. Esta cantidad debe ser devuelta, en compañía de los intereses, en cierto tiempo determinado; y suele realizarse a mediado o a largo plazo, el cual es pagado en cuotas regulares y constantes, por parte del cliente.

No cabe duda de que los préstamos son una operación financiera capaz de beneficiar enormemente a las personas; esto es aplicable tanto para el prestamista como para la persona que recibe el préstamo. De esta manera, al aprovechar las ventajas que pueden ser posibles, todos los involucrados se favorecen a corto, mediano y a largo plazo.

Nuestra puntuación