mudanza

Mudarse significa una nueva página, la cual está llena de muchas posibilidades; además estas suelen estar cargadas de emociones encontradas. Y todo esto es más marcado si poseemos una conexión especial con el lugar donde vivimos; por lo que contar con una empresa de mudanzas profesional es importante, y si descubre Domus mundi lo tendrás resulto. Sin embargo, este tema de la mudanza se vuelve más complicado si tenemos hijos.

Ya que los niños especialmente son vulnerables al cambio de su propio hogar, es decir, a una mudanza; ya que pueden sentir miedo de perder a sus amigos con los que juegan o sus compañeros de colegio. De hecho, a los niños no les gusta la idea de que alteren su rutina; por lo que estar atentos a su reacción y tomar en cuenta su opinión es importante. Por ello, en este post hablaremos de algunos tips para que tu mudanza con niños sea más agradable.

Planifica exitosamente tu mudanza en el curso escolar

Muchas veces no tenemos elección en cuanto a la planificación de la mudanza o simplemente pensamos que es mejor hacerlo cuando los pequeños están de vacaciones.  Sin embargo, es mucho más efectivo realizarlo durante el transcurso del curso escolar; y es que los motivos son muy variados.

Por ejemplo, en este período los niños van a pasar varias horas en el colegio, por lo que su mente estará ocupada y así podrán sobrellevar emocionalmente la mudanza. Además, el hecho de incorporarse a las actividades escolares le permitirá tener una rutina, es decir, un orden en su vida; lo cual servirá para guardar un poco de orden entre tanto desorden.

Dar la noticia antes de planificar la mudanza

Al tomar la decisión de mudarse, el deber como padres es comunícaselo a los niños; lo que significa que hay que hacerles partícipes del cambio, ya que ellos también se verán involucrados en esta decisión. Por lo tanto, si es posible, sería ideal llevarlos a la casa nueva y explicarles detalladamente los espacios asignados y a quién le tocará cada habitación.

Por otro lado, este tip genera calma ante el estrés o ansiedad que puedan experimentar los pequeños. Por lo tanto, las dudas o emociones que tengan se disiparán y así la mudanza será lo más agradable posible para ellos.

Cabe destacar que si los niños expresan su opinión acerca del lugar o de algo referente a que la distribución no le agrada, podemos tomar en cuenta su punto de vista y así no pasaremos por alto sus emociones; por lo que  los niños experimentarán una gran calma.

mudanza

Cajas de mudanza acorde a lo necesario

Como tú y los pequeños guardarán sus pertenencias por separado, asegúrate de reservar algunas cosas fuera del equipaje que llevarás. Es decir, no te limites a tener asegurados juguetes o ropa que vayas a llevar ese día; ya que en los pequeños detalles están los grandes alivios emocionales.

Por ejemplo, si antes de mudarte a tu nuevo hogar vas a estar en la casa de algún familiar, no olvides algunas sábanas que les brinden confort a tus pequeños; y de esta manera ellos sentirán más seguridad y tendrán un ambiente de hogar.

Reacciones comunes de un niño ante la mudanza

Algunas de las reacciones que un pequeño puede mostrar durante este proceso de adaptación, pueden ser infantilización, es decir, puede adoptar actitudes que ya había pasado. O por el contrario puede mostrar una actitud rebelde e irritable sin causa alguna. Por otro lado, puede mostrar enfado hacia los padres, con el objetivo de que no se realice la mudanza; lo que es igual a un chantaje emocional.

Además, durante esta etapa los niños pueden mostrar llanto y tristeza; ya que el llanto es una forma de expresar su frustración al mundo exterior. Al igual que el estrés del niño, puede producir que no coma ni duerma lo suficiente.

Nuestra puntuación