valle de aran

España tiene una gran oferta turística, con sitios perfectos para pasar el verano y otros tantos para pasar las épocas invernales. Por eso, aquí vamos a hablar de dos sitios muy especiales que vale la pena conocer en el Valle de Arán, el destino perfecto para los amantes del invierno y la nieve.

Elegir un destino vacacional no significa lo mismo para todos, ya que depende mucho de las preferencias de cada persona, de si viaja con su familia o en soledad, de qué tipo de clima le agrada más. Para muchos, los climas fríos son ideales para pasar unas vacaciones relajadas, cortar con la rutina ajetreada, entrar en contacto con la naturaleza y avistar paisajes nuevos, conociendo la historia de ciudades y pueblos antes desconocidos. Y para ello, qué mejor que el Valle de Arán, un sitio que dejará encantados a quienes deseen realizar un viaje en invierno.

Vielha, en medio del valle

Vielha, por su nombre completo Viella Mitg Arán, es la capital de la comarca del Valle de Arán, y se encuentra a más de novecientos metros de altura sobre el nivel del mar, nada más y nada menos, en los Pirineos. Como capital, es la zona en la que se concentran la mayoría de las atracciones y actividades turísticas, y un lugar visitado no sólo por españoles, sino por turistas de todas partes del mundo. Su población aproximada es de 5.500 habitantes, por lo que no es para nada una localidad grande, sin embargo, es sin duda, una de las más llamativas del territorio. Para visitarla, lo ideal es alquilar los apartamentos en Vielha de la empresa Alma de Nieve, especializada en alojamientos en el Valle de Arán. De este modo, será posible disfrutar mejor de la experiencia. Afortunadamente, hay una gran variedad de alojamientos de máxima calidad entre los que poder escoger, con todas las comodidades y bonitos balcones que facilitan unas increíbles vistas del lugar. 

Vielha se encuentra rodeada de altas cumbres, verdes y densas, que dan al lugar un toque mágico, además, la arquitectura antigua del lugar nos remonta a su historia ancestral. Ya en la era medieval este pueblo era ocupado por personas de distintas procedencias, desde templarios hasta romanos pisaron sus suelos y su tierra, hoy muy cuidada, de manera que fue entonces testigo y escenario de muchísimos enfrentamientos e invasiones. Es por eso que su casco histórico es probablemente el primer lugar al que deberían ir todos los aficionados de la historia y las ciudades viejas, ya que en él se concentran las edificaciones más importantes y simbólicas de Vielha, como por ejemplo, la iglesia de San Miguel. El Museo del Valle es otro de los sitios que vale la pena visitar, ya que en él se conservan muchas de las huellas de los pobladores anteriores, las costumbres y otros rastros sobre cómo era la vida en Vielha hace algunos siglos.

Vielha es, sin duda, uno de los destinos perfectos para los amantes del frío y de la nieve. El pueblo se tiñe de blanco y se prepara para una época más que especial, por eso, cuenta con el Palacio de Hielo, un lugar asombroso con una pista de patinaje y espacio para realizar numerosas actividades deportivas, ideal para los amantes del ejercicio físico y del deporte en la nieve, como el senderismo, una de las actividades más realizadas. Además, cerca de Vielha se encuentra la estación de esquí de Baqueira Beret, cuyo nombre se debe a la montaña Baqueira, en la que se ubica la montaña más grande del Valle de Arán. 

Val de Ruda, naturaleza blanca

Val de Ruda es, como su nombre indica, un valle que comienza a ser visible desde la carretera de Baqueira a la Bonaigua, y que también forma parte del extenso Valle de Arán, de manera que se encuentra preparada para todos los amantes del esquí, de la nieve y de los deportes invernales. Hallar alojamientos en Val de Ruda no es nada complicado, ya que Alma de Nieve se ocupa de ofrecer los mejores apartamentos en los que pasar la estancia, al tratarse de una zona turística que pone buena parte de su presupuesto anual en el acondicionamiento del lugar para recibir a turistas de todas las partes del mundo. Los alojamientos de Alma de Nieve cuentan con todas las comodidades imaginables, con parking y guardaesquís, increíbles vistas y muchas habitaciones para aquellos turistas que viajan en familia. Lo cierto es que Val de Ruda es un lugar ideal para visitar acompañado, y en el que se pueden realizar numerosas actividades, especialmente deportivas, como el ya mencionado esquí o el trekking. 

Val de Ruda es dueño de paisajes asombrosos, verdes alrededores con pinos teñidos por la blanca nieve, con flores extrañas que aparecen más o menos dependiendo de las épocas del año y del clima. Sus caminos quedan enmarcados por los montones de nieve y las bellas edificaciones dan la sensación de estar en un pueblo detenido en el tiempo. Aún así, gracias a las construcciones, a las actividades disponibles para los turistas y a las comodidades de los alojamientos de Val de Ruda, se trata de un sitio actualizado y moderno al que no le hace falta nada. Val de Ruda es el sitio perfecto si lo que se busca es poder desconectar de las actividades diarias y poder estar rodeado de naturaleza, sin perder las comodidades ni los servicios básicos, y con la posibilidad de realizar un plan diferente todos los días. 

Tanto Val de Ruda como Vielha se encuentran a corta distancia, por lo que en el caso de desearlo, se podría incluso pasar unas vacaciones en cada lugar. Los Pirineos constituyen una de las zonas más atractivas de Europa, con su extensísimo territorio lleno de paisajes naturales inalterados por el hombre, mediante senderos y parques nacionales que año tras año son visitados por muchísimos turistas. Sin duda, un territorio con una belleza inigualable que invita a recorrer todos sus rincones, ya sea en automóvil, a pie, en bicicleta, o para esquiar. Ya sea Val de Ruda o Vielha el lugar elegido, seguro que se tratará de una decisión más que acertada, especialmente para compartir con los seres queridos. 

Nuestra puntuación